Autor

Soy Anthony Berrios, un diseñador gráfico obsesionado con la imagen fotográfica, los conceptos, el simbolismo y lo experimental. Estudie la carrera de diseño gráfico en la ciudad de Valencia, Venezuela. La fotografía llegó a mí a la edad de 22 años, a partir de ahí me situé en un camino de indagación en esta disciplina. Nunca vi la fotografía como un oficio, siempre la sentí como una forma de expresión personal.

En términos generales, es la fotografía para mí una forma de exorcismo y expresión, a través de la fotografía intento exponer mis emociones, materializar ideas, y dar un enfoque personal sobre temas por los cuales me veo afectado, ligado a esto también la veo como una disciplina que permite la exploración. Siempre me encuentro en un punto de evolución dentro de esta actividad.

Estoy interesado en la representación visual de conceptos, pero también en el simbolismo. Intento explotar el potencial de los objetos en cuanto a su semiótica.

A nivel absolutamente personal puedo decir que la fotografía es una actividad simple y complicada, hermosa y atormentadora, excitante y reveladora.