Miméticos – 2020

Llega la hora, todos se transmutan. No puedes verlos, son parte del espacio en negro. Solo errantes luces solitarias, de un lado a otro, distanciadas por largos intervalos… Como vigilantes del tiempo, como indicadores de una espera incierta.

El color desaparece, solo queda el tenue monocromo… La Oscuridad. Te sientas, te levantas, das unos pasos y piensas. Tu visión se ensucia, y en lo turbio permaneces. Mimetizado… Ahora eres la oscuridad.

El tiempo se diluye, se agota hasta detenerse… La Espera. Los pensamientos fluyen, las conversaciones erráticas surgen. Un lapso relativo se vuelve eterno. Mimetizado… Ahora eres la espera.

Aire frio, caliente, fresco… La frustración. El peso del ambiente se adhiere a ti. Te envuelve, te atrapa, aunque invisible, te apresa y permaneces. Mimetizado… ahora eres la frustración.

El lapso continúa hasta romperse… La incertidumbre. Observas el reloj, tu pequeña esperanza es mortificante. Las luces errantes disminuyen, el reloj no se detiene y sigues mirando. Mimetizado… ahora eres la incertidumbre.

Un lapso, dos lapsos, tres lapsos y otros más… Amalgama temporal. Sombra que se aleja… Sombra que regresa… Ciclo fallido, terminado y reiniciado… Nadie escribe su fin…